BLOG

Final de eurekaonline.blog

Sí, este es el último posteo, pero no porque termina el año, sino porque se termina eurekaonline.blog

Este es un sitio para mujeres en proceso, para descubrir y conocerse. Y ha sido fiel a eso que es su esencia.

Estar en proceso significa probar, acertar, cometer errores y aprender sobre la marcha. Implica momentos de máxima confianza, “me como el mundo”, “soy una genia” y momentos de “trágame tierra”, “quién me mandó a meterme en esto” y otros por el estilo.

Implica una montaña rusa de emociones, con avances, mesetas y retrocesos. Todo eso lo he tenido yo, Lorena, y por lo tanto, Eureka. Hemos pasado por todas las fases, y a fin de año es momento de mirar hacia atrás y hacia adelante.

Cuando miro hacia atrás, puedo ver, apreciar y agradecer. Agradezco a cada una de las eurekianas y eurekianos que han estado presentes, y especialmente a aquellos que han compartido su proceso conmigo para transmitirles confianza, esparanza, optimismo, ganas de jugarse por lo que quieren y ánimo para superar adversidades. Hemos visto que no todo es color de rosa, que no siempre es fácil, pero que vale la pena apostar por lo que cada una siente que es lo que debe ser/hacer.

Gracias Celia, Lucía, Bettina, Marcia y Lara, Florencia, Ximena, mi mamá, Isabel, Javier, Romina, Magdalena por compartir sus experiencias, su proceso, y sumarse al espíritu de Eurekaonline. Si no leíste sus procesos, te los recomiendo como lectura de verano 😉

Gracias a cada eurekiana que me ha enviado mensajes agradeciendo o comentando que le ha sido útil algo de lo que he querido decirles. Ustedes no se imaginan lo importante que es eso para mí, porque por más que yo disfrute de hacer lo que hago y tenga un proyecto, si no llega a ser útil para alguien, pierde el sentido. Con que a una persona le alegre el día, o le brinde la posibilidad de tener otro punto de vista, un apoyo, mayor confianza en sí misma, o un granito de optimismo y de confianza, ya para mí es suficiente.

¿Pero saben lo que me pasa, igual?

Que con los mensajes privados, la timidez, la dificultad para poner un like aquí o en Facebook, o un corazón en Instagram… siento que hay muchas personas por ahí que no llegan ni a enterarse de que Eureka existe… y qué bien les vendría!! Eso me da pena, de verdad, además de que me frustra obvio. Por eso les he pedido en cada post que compartan, que comenten, que sigan las redes: porque entre muchas es que se puede ir haciendo una diferencia, y porque siempre habrá alguien por ahí, que esté necesitando o aprecie “justo” lo que hay aquí.

Y mirando hacia adelante… es por eso también que ahora estás leyendo el último post de eurekaonline.blog: porque no podemos seguir igual, remando en dulce de leche. Es momento de decir HASTA AQUÍ, y pasar a otra cosa.

Te deseo lo mejor para el 2021, y principalmente que puedas rescatar lo lindo y bueno que ha tenido el 2020. Porque aunque sientas que ha sido de lo peor, seguro podrás rescatar sonrisas, afectos, muestras de solidaridad, que te ayuden a levantar la mirada y salir de lo negativo. Por más chiquito que te parezca, valoralo y agradecelo. Para empezar, estás aquí, y eso ya es un montón, porque las crisis pasan (y no te quiero decir que salimos fortalecidas porque no me gustan los clichés ;))

FELIZ MIRADA DEL 2020!!

Lorena

Este es el útlimo posteo de eurekaonline.blog

¿Cómo recargás tu batería?

Todas las personas tenemos necesidades básicas. Además de la sed, el hambre, el sueño, está la necesidad de ser queridas/aceptadas/reconocidas.

Tal vez ahora pienses en personas “que se hacen querer”, y en otras en las que te cuesta entender que tengan esta necesidad de ser reconocidas. Porque hay algunas que parece que buscaran el rechazo, ¿no?

Es cierto, pero hasta la persona que actúa como si no le importara ser querida o aceptada, a su modo busca atención y ser reconocida por algo.

RECORDÁ ESTO: la intención detrás de una conducta siempre es positiva (aunque resulte incomprensible en primera instancia y posiblemente en varios ejemplos que se te ocurran).

¿Cuántas veces has escuchado sobre alguien: “lo hace para llamar la atención”, restando importancia a las conductas?

Hasta un malestar real o fingido tiene una intención positiva si alguien necesita atención. Hasta la mala conducta o la atrocidad más grande, para la persona que la cometa tendrá una intención positiva debajo (desde su experiencia y su marco de referencia para interpretar el mundo y manejarse en él).

Si ves a alguien que hace algo “para llamar la atención”, justamente, es por la necesidad humana de ser reconocido. Si no lo logra por las buenas, lo hará por las malas. Aunque sea para castigarlo o burlarse de él, aunque sea a regañadientes, aunque sea por obligación: alguien lo está atendiendo. Ser ignorado sería peor.

LAS PERSONAS SE RECARGAN COMO BATERÍAS

Me gusta la metáfora de la batería que necesita carga para funcionar, positiva y negativa. Las personas también necesitamos una carga de energía, que viene del reconocimiento del otro.

Si los demás nos ignoraran y no reconocieran nuestra existencia, sería muy doloroso. Si al menos nos critican, nos agreden, se burlan, están mostrando que saben que “estamos ahí”… y de alguna forma se carga la batería.

Para algunas personas, el rechazo o burla es mejor que nada… y aprenden a ir por la vida con conductas que podrían generar estas reacciones en los demás (aunque no lo elijan).

Mientras tanto otras, podrían haber aprendido a ir por la vida ocultando emociones, necesidades, siendo sumisas, y olvidando de alguna manera cómo manifestarse.

En ambos casos, estas personas aprendieron que para ser parte de su entorno más cercano y ser auténticos miembros, deberían comportarse así (pensá en las clásicas “características familiares”).

Aprenden y asumen las conductas con las que se gana el aprecio y la atención de los demás.

¿Qué tienen en común una persona que parece buscar problemas y la otra que los evita a toda costa?

Que cada una aprendió a comportarse de determinada forma, llegando a SER ASÍ, porque era la manera que encontró de ser aceptada y reconocida en su entorno.

Si esta decisión (que no es consciente) se toma en el seno familiar, siendo chicas, el impacto en el SER será mayor que si siendo más grande decide acomodar las conductas al entorno en el que se encuentra.

En el primer caso hablamos de IDENTIDAD, de quién soy (o creo que soy porque siempre actué de la misma manera). En el segundo el impacto podría ser menos profundo.

En el ebook “Descubrite para ser quien sos” profundizamos más en esto, para que puedas ir descubriendo cuáles han sido tus fuentes de carga de batería, a qué tuviste que adaptarte y qué creencias han quedado grabadas como para que seas quien sos (o quien crees que sos).

Tenelo en cuenta también para entender a otros y sus conductas. Tal vez te ayude a perdonar a alguien, y eso es especialmente bueno para vos.

Lorena

Todas las personas tenemos necesidades básicas. Además de la sed, el hambre, el sueño, está la necesidad de ser queridas/aceptadas/reconocidas. Tal vez ahora pienses en personas "que… Read more "¿Cómo recargás tu batería?"

Preguntas importantes

Estas preguntas ya fueron publicadas en un post que archivé en un momento “de orden”. Nunca lo borré porque me parece interesante, y porque sabés que me encantan las preguntas, para escuchar tus respuestas. Es de esas cosas que guardás porque “en algún momento te van a servir” (¿sabés de qué te hablo no?)

Pero como todo eso que guardamos “para algún momento” terminó reciclado, con una función extra y un nuevo significado.

Hoy sólo te planteo preguntas… tal vez alguna te sirva de algo según el momento en el que estés (en la cresta de la ola o en lo profundo del valle).

y viene con premio: te las estaré enviando por mail día a día para que te enfoques en cada una (si estás suscripta a la newsletter) y las publicaré en Instagram y Facebook cada día también.
Será como un pequeño desafío, que viene muy bien para esta época del año y que me vendrá bien a mí también para el proyecto de Eureka.

Así que espero que te sumes, donde sea, cuando sea, pero que te animes a enviarme una respuesta a una, a alguna o a todas las preguntas!! Desde algún lado vas a poder responder, no hay excusa. Podés hacerlo por privado si te resulta más cómodo.

Te invito a que las pienses en serio, para que cada una pueda encontrar sus respuestas, o al menos comenzar a pensar en ellas. Es importante que te enfoques, te detengas y saborees tus respuestas.

Tal vez encuentres lindos recuerdos que habías olvidado.

Tal vez puedas convertir recuerdos no tan lindos en algo positivo.

Tal vez puedas ver la misma situación desde otro lugar…

o tal vez descubras algo completamente nuevo, que te ayude a pensar en el nuevo año y nuevos objetivos.

Te dejo aquí las preguntas. Espero que cada una sea una oportunidad. Por eso te las voy a dosificar también 😉

Queda el desafío planteado para comenzar diciembre con todo!!

  • ¿Cuántas veces has dudado de qué es lo correcto?
  • ¿Cuántas veces te has preguntado cuándo es el momento de abandonar? ¿y cuántas cosas has abandonado ya por considerar que era el momento de hacerlo?
  • ¿Cómo te sentís cuando no sabés si estás yendo por el camino adecuado?
  • ¿Cómo has hecho para estar segura de qué hacer, cuándo y cómo? ¿siempre lo has estado?
(más…)

Preguntas para que empieces a encontrar tus respuestas. Un desafío en puerta para pensar en vos cada día, durante 15 días. Y replantearte tus objetivos.

Optimismo, Pesimismo y ser feliz

¿Cuántas veces te has encontrado pensando sobre cómo poder ser feliz?

Debe ser una de las preguntas más difíciles de contestarse, porque como suele suceder con las cosas obvias y simples (aunque no tan fáciles de pronto) tenemos la respuesta y no nos damos cuenta.

Apuesto a que cuando te encontrás pensando sobre esto, es en un momento en el que te parece imposible “ser feliz”: porque todo te sale mal, te sentís sola, fea, gorda o flaca, con arrugas o celulitis, sin futuro, sin trabajo, sin pareja, con proyectos abandonados, con sueños frustrados o realidades difíciles… por el motivo que sea.

Es poco probable que alguien se pregunte “cómo ser feliz” si está feliz, porque simplemente ya lo está.

Ahora, una buena pregunta es: ¿esas personas “felices” tienen todo resuelto?

¿Será que todo les sale bien, cumplen todos sus sueños, nunca se frustran, están siempre acompañadas, lindas, sin arrugas y como con fotoshop natural, sin problemas, con la familia y el trabajo soñados?

Tomate un tiempo para pensar en esa respuesta, en esas personas que dirías que parecen estar siempre felices.

¿las personas felices siempre tienen motivos para serlo?

Te la hago corta: cómo te sientas dependerá más de lo que pienses, que de lo que te pase. Más aún: todos tenemos días buenos y malos, pero más allá de eso, tenemos una tendencia marcada, una postura ante todo lo que nos va sucediendo en nombre de “la vida”.

Es una cuestión de actitud, de cómo afrontes lo que te pasa, cómo lo interpretes… del cristal con que lo mires.

Así, hay personas que tienden a ser optimistas, y otras pesimistas.

Las PESIMISTAS podrían tener todo lo bueno del mundo, y ver problemas hasta “por las dudas”. En su vida y en su discurso predominarán las posibilidades negativas de todo futuro acontecimiento, las malas intenciones ajenas, lo negativo detrás de las buenas noticias, el desaliento, el miedo a lo desconocido, la desconfianza.

¿Difícil “ser feliz” con esa actitud ante la vida no?

Las personas OPTIMISTAS por el contrario, tal vez no tengan todo lo bueno del mundo, pero intentarán ver lo bueno en cada cosa que les pase. ¿Ingenuas? ¿Tontas? No. Optimistas.

En lugar de desconfiar y estar atentas a todas las posibilidades negativas de lo que les puede suceder, estas personas tienden a valorar lo que tienen, lo que han conseguido, las buenas noticias, las oportunidades y los desafíos. Confían en los demás y en ellas mismas para superar adversidades. Son esas que ven “el vaso medio lleno y no medio vacío”.

Lo bueno es que el OPTIMISMO se puede desarrollar!! siempre que tengas un margen de flexibilidad, claro. Si sos dura como una roca… bueno, tal vez ni siquiera estarías leyendo esto, así que apostemos a adoptar el optimismo 😉

pasemos eso a momentos

Tal vez te resulte más fácil pensar en etapas, momentos, en los que hayas tenido una actitud más optimista y otras más pesimista.

Si podés recordar algún momento o etapa de tu vida en que te has sentido bien porque te pasó algo positivo, es muy probable que puedas extender ese recuerdo a una sensación de bienestar, calma, tranquilidad, gratitud, felicidad. Veías todo lindo y si había algo “no tan lindo” no te opacaba el bienestar.

Con una actitud positiva, tendemos a ver cosas positivas.

Si por el contrario, recordaras un momento o etapa negativa en tu vida, es probable que recuerdes una sensación de malestar, tristeza y/o rabia, negatividad, pesimismo, decaimiento, ansiedad. O en pocas palabras: “andabas loca como una cabra”. En esos momentos algo lindo no sería apreciado y algo feo sería la confirmación de que “todo te sale mal”.

Con una actitud negativa, tendemos a ver cosas negativas.

Así que hoy te invito a que hagas el ejercicio de buscar 3 cosas buenas cada noche, y las anotes.

Cuando vayas a dormir, repasá tu día y anotá en un lugar especial 3 cosas por las cuales agradecés.

Cada día, cuando te levantes, tendrás que estar atenta al “deber de la noche”, porque no vale hacer trampa e inventar!!

Yo agradezco a quien me lo “mandó” de deber a mí, porque comprobé una vez más algo que ya sabía, pero que es fácil olvidar (sobre todo, cuando andamos “locas como una cabra”).

Hacelo por lo menos 15 días, y me contás!!

Empecemos a trabajar por potenciar la actitud positiva!! Por nosotras mismas y por quienes nos rodean.

Tal vez así, de a poquito, cada vez más sean quienes comprueben que “ser feliz” no es tan complicado si nos prestamos atención y enfocamos bien la mirada.

Ah! y mirá si te das cuenta de que en realidad ya lo sos y no te habías percatado!

Lorena

¿Cuántas veces te has encontrado pensando sobre cómo poder ser feliz? Debe ser una de las preguntas más difíciles de contestarse, porque como suele suceder con las… Read more "Optimismo, Pesimismo y ser feliz"

La edad no importa

Hoy estoy pensando en muchas mujeres que han postergado sus estudios, sus planes de crecimiento profesional, sus sueños, por diferentes razones.

Algunas porque han decidido dedicarse a su familia, a criar a sus hijos y estar el mayor tiempo posible en su casa.

Otras porque tal vez por las mismas razones, o diferentes, comenzaron a trabajar y fueron postergando sus estudios.

Y otras porque han cumplido una etapa en sus carreras profesionales y quieren un cambio, o profundizar, o hacer de una vez “eso” que siempre les había gustado.

Hoy pienso en mis alumnas, especialmente en las del curso virtual de Psicopedagogía, que he tenido el placer de ir conociendo durante los 3 últimos años.

Mujeres maduras, madres, la mayoría maestras, algunas a punto de jubilarse o pensando en ese momento. También hay hombres y hay jóvenes y no tan jóvenes, que eligieron esta profesión como primera opción o como un complemento. Por eso seguiré hablando a “todos”.

La gran mayoría trabaja todo el día, y dedica las noches y el fin de semana a estos estudios, durante 4 años.

La mayoría viaja mensualmente y algunas atraviesan el país, con viajes de hasta 12 horas, para ir a la Sede de la Universidad por una clase, o por una práctica.

Y lo que más valoro es su disposición, sus ganas, su disfrute de lo que hacen a pesar de los sacrificios que implica.

Valoro cómo estudian hasta lo que no “les mandás”, por interés, por avidez de saber más. Cómo hacen las tareas, cómo se comprometen, cómo razonan y se toman las cosas muy en serio. Cumplen y aprenden sin importarles “la nota”: les importa entender y saber por qué hacen lo que hacen.

Valoro cómo aprovechan su tiempo, cómo lo hacen rendir, logrando trabajos sintéticos y a la vez más completos que cualquiera que le dedique 5 páginas o más a lo que ellos hacen en 2.

Valoro su actitud, me encanta tener clases virtuales con ellos porque realmente están ahí, porque leyeron antes o sabés que lo van a hacer después, porque no esperan pasivamente.

Yo no tengo por qué hacerlo, porque el curso siempre ha sido virtual: pero disfruto y elijo tener un encuentro semanal por Zoom. Y están ahí, la mayoría, con las cámaras prendidas porque ellos también eligen estar. Porque estas instancias son su oportunidad de verse las caras, y se sienten más “grupo”.

Al mismo tiempo, siento más unidad, más compañerismo, más cohesión en estos grupos que en los que se ven de lunes a viernes (en la normalidad normal) en un salón de clases.

Hoy quiero escribir en honor a estos alumnos, a los que “egresan” hoy y a los que ya están por egresar de la carrera, porque de verdad han sido y son importantes para mí.

Es como si habláramos el mismo idioma, como estar en la misma sintonía: vos me precisás y yo estoy aquí para ayudarte, guiarte y acompañarte. Pero primero, tenés que hacer algo por vos.

Y esta modalidad, que me permite ser más “yo” y sentirme a gusto, es también la que dio origen a Eurekaonline. Fueron estos alumnos, esta experiencia entre otras cosas, la que me ayudó a descubrir que tenía que buscar mi camino online.

Y en este punto lo que quiero es FELICITAR a quienes ya tomaron la decisión de hacer “eso” que venían postergando, por diversas razones, porque no importa la edad cuando hacés lo que te apasiona y cuando decidís hacer algo por vos mism@.

Y a la vez, quiero INVITAR a quienes aún no lo han hecho, a que se animen, a que busquen y decidan hacer eso que han postergado, o que acaban de descubrir.

Yo misma, en estos días, estoy comenzando un Máster online de Psicología Positiva… y estoy feliz!

Algo que estuve muchos años negándome a mí misma, y una decisión que postergué. Empecé hace un fin de semana y ya vivencié la diferencia de horas, el sueño, la acumulación de materiales para leer y de artículos interesantes. Pero aunque me canso de sólo pensarlo 😉 no me pesa levantarme los sábados a las 5 de la mañana (como no me han pesado los viajes de Montevideo a Salto por 4 horas de clase), porque es lo que quiero hacer, porque estoy con excelentes docentes y porque ya se está gestando un hermoso grupo de compañeros, en un tema que de por sí es positivo!!

Cuando estás haciendo lo que realmente va contigo, lo que es tu elección, y va con tu esencia, el cansancio obvio que se siente, pero no se padece. Se disfruta, se aprende más fácil, se retroalimenta con los logros que vas obteniendo (aunque a veces los logros no sean notas excelentes: los sentís en vos).

Ojalá todos se dieran la posibilidad de jugarse, de arriesgarse, de invertir, en eso que les apasiona.

Puede ser un hobbie, pero que sea algo que no te has atrevido a hacer hasta ahora, y que sabés que querés.

No importa la edad.

Importa que pienses en vos, que lo descubras, y que te atrevas dejando las excusas de lado.

Te cansarás, sí. Te arrepentirás por momentos, tal vez. Pero “el camino es la recompensa” como dijo el Maestro Tabárez 😉 y ni te cuento si alcanzás la meta!

Descubrite para ser quien sos: ¿sos realmente quien podrías ser?

Lorena

Si sos de las que has postergado tus sueños, tu desarrollo profesional o lo que sea, no importa tu edad para decidir un día "lo voy a hacer, por mí".

Locura vs normalidad

Había prometido dedicar el próximo posteo a “la locura”, pero pensando en la que muchas veces etiquetan los demás ante una conducta que “no es normal”.

El diccionario define locura como “un trastorno de la mente”, una acción imprudente, insensata o poco razonable que realiza una persona de forma irreflexiva o temeraria.

Ahora bien: ¿cuántas veces has escuchado o te has encontrado vos misma diciendo de alguien “está loco… mirá lo que hace/lo que hizo/lo que va a hacer”?

Puede ser por algo tan sencillo como vivir como quiere y acorde a sus valores.

¿Cuántas veces has dejado una ilusión, un sueño… porque “sería una locura”?

¿Cuántos de esos sueños no han tenido la oportunidad de convertirse en proyectos por esa razón?

¿Y cuántas “locuras” has visto hechas realidad y han demostrado que no eran tales?

Lo que quiero decirte hoy, es que muchas veces son nuestros miedos, nuestras creencias limitantes, los que nos llevan a tildar de “loco” aquello que no nos animaríamos a hacer.

Lo “normal” está sobrevalorado. Lo “normal” no es necesariamente lo que debe ser, ni es lo mejor.

Lo “normal” es lo que hace la mayoría, o lo que siempre se ha hecho de una misma forma, la costumbre, la rutina, lo socialmente aceptado, lo políticamente correcto.

Lo “normal” es lo que hemos creído siempre que tiene que ser de determinada forma. Normal es nuestro personaje, y “loco” sería ser o hacer algo diferente.

¿Te has preguntado qué tan normal es tu personaje? ¿No estarás más “loca” de lo que sos en realidad si dejaras a tu personaje de lado?

Muchas veces se confunde la locura con lo que no es normal…

y muchas veces tendríamos que aplaudir de pie e imitar a quienes se atreven a hacer esas locuras, y se atreven a salir de “lo normal”.

¿Sabés por qué?

Porque tal vez esas que son vistas como “locuras” son realmente las conductas o decisiones que hacen feliz a esa persona, y que no le hacen daño a nadie.

Pueden ser el resultado de animarse, de no quedarse con lo establecido, de dejar de lado su personaje para actuar desde su esencia.

El resultado de ser quien realmente quiere ser, quien es y de atreverse a hacerlo.

Qué bueno que alguien pueda ponerse un gorro con orejas o un buzo de Mickey si le gusta, para salir de su casa (sin necesidad de ir a Disney y sin ser juzgado porque sale de lo normal).

La próxima vez que pienses en “la locura” de alguien, o en alguna “locura” propia, te invito a que seas sincera contigo misma, y te preguntes si no harías lo mismo… y si tu propio miedo y limitaciones son los que te llevan a descalificar al que se anima, o inclusive tu propia idea.

No dejes tus sueños por el camino simplemente por pensar que es una locura, o porque los demás te han dicho o dado a entender que lo es.

Animate a descubrirte para ser quien sos… acordate que no siempre “lo normal” es saludable y “la locura” es enfermedad.

A Walt Disney le dijeron muchas veces que estaba loco… y ahora todos somos felices en Disneyland porque es un mundo mágico donde nos permitimos ser felices y hacer lo que queramos y tengamos ganas: ponernos un gorro “ridículo”, un buzo con Mickey, pedir autógrafos a muñecos que no son muñecos… gritar y llorar de emoción como niños.

Qué locura ver tanta felicidad, ¿no?

Lorena

Había prometido dedicar el próximo posteo a "la locura", pero pensando en la que muchas veces etiquetan los demás ante una conducta que "no es normal". El… Read more "Locura vs normalidad"

Sobre Metas y Objetivos

Hemos dedicado tiempo y atención a hablar de las necesidades tan parecidas y tan particulares a la vez que tenemos las personas. Ahora nos dedicaremos a metas y objetivos, que también son tan parecidos y tan particulares.

Cuando pensamos en metas, lo más frecuente es escuchar cosas tales como “ser feliz”, “sentirme plena”, “lograr libertad, autonomía”, “vivir en paz”, “tener salud”.

Ahora, para cada una de nosotras, será diferente el contenido que le ponga a cada una de esas metas.

“Ser feliz” es muy amplio: ¿qué es la felicidad para vos? ¿cómo vas a darte cuenta cuando “seas feliz”? ¿cómo te vas a sentir? ¿qué vas a oir de los demás, y de vos misma?

Ni hablemos de tener como meta “sentirme plena”. Una puede sentirse plena en su casa de siempre, con sus hijos, mientras otra lo sentirá cuando sea rica y viva en Nueva York.

“Vivir en paz”, “tener salud”, “ser libre”… tan o más complejas que las anteriores.

¿Vas entendiendo por qué es importante definir VOS misma TUS metas? porque son únicas, tuyas y a tu medida.

PERO YO SÓLO QUIERO BAJAR DE PESO… O LEVANTARME TEMPRANO

Está bien, esos son objetivos, que serían los que te lleven a alcanzar tus metas… con similares desafíos: ¿qué es para vos bajar de peso? ¿cómo te darás cuenta cuando lo cumplas? ¿cómo te verás? ¿qué oirás? ¿cómo te sentirás cuando lo logres?

Respondé las mismas preguntas para “levantarme temprano”.

Ambos requieren que pongas tus propios números y todos tus sentidos. También requieren tu compromiso y tu cerebro a disposición para alcanzarlos.

Responder estas preguntas cuando te planteás un objetivo es fundamental para motivarte y para saber si te estás acercando o alejando de él.

¿Será lo mismo para vos bajar 500 gramos que bajar 4 kilos cuando tu objetivo es “bajar de peso”?

¿O será lo mismo levantarte a las 8 o a las 6 de la mañana cuando decís “levantarme temprano”?

Y acá quiero ir un poco hacia arriba: cuando tus OBJETIVOS están alineados con tu deseo de ALCANZAR UNA META, se convierten en la herramienta para lograrlas.

Si tus metas están bien definidas, tus objetivos se desprenderán de ellas y te permitirán medir qué tan cerca o lejos estás.

Una meta sin objetivos que te acerquen a ella, puede ser una ilusión.

Un objetivo sin una meta superior, dependerá de tu motivación a largo plazo.

¿Has pensado que tu objetivo de levantarte a las 6 de la mañana para dedicarte un tiempo de calidad para vos… puede ser un paso hacia tu meta de sentirte plena? ¿o de sentirte libre? ¿o de ser feliz?

¿Has pensado que “bajar 4 kilos” puede ser un objetivo para tu meta de “tener salud”?

¿Te das cuenta de que los objetivos te ayudan a definir tus metas, y definir tus metas con precisión te ayuda a establecer tus objetivos?

Tal vez “levantarte temprano” no sea lo suficientemente motivador para poner el despertador antes de la hora habitual.

¿Qué tal si te planteás como objetivo “levantarte a las 6 de la mañana, para dedicar un tiempo a meditar, tomar un café tranquila, leer algo que te gusta y/o hacer ejercicio… para sentirte bien contigo misma?

¿POR QUÉ CUESTA TANTO SI ES TAN FÁCIL?

Yo no dije que fuera fácil. Seguramente te has dicho (como yo y tantas otras) “el lunes empiezo” lo que sea. Y me juego que cuanto más te cuesta cumplirlo, es porque no te lo has planteado realmente como un objetivo para alcanzar una meta.


¿Has visto a alguien más motivada por hacer dieta y ejercicio que una novia a meses de su casamiento?

Yo no, y tampoco estuve tan flaca como antes de casarme 😉 ¿por qué?

Porque la novia va más allá del objetivo, tiene una meta: lucir radiante en su vestido de novia, en las fotos de la luna de miel, y ser la envidia de sus amigas. ¿O no?

Eso lleva a que no sea simplemente un objetivo “bajar de peso”, como tantas otras veces lo ha hecho: la novia se propone bajar 2, 3 o 5 kilos antes de tal día, para lucir radiante y ser la envidia de sus amigas (seguro no es tu caso, lo sé). Tiene, además, una fecha de vencimiento junto a la meta cumplida: verse y sentirse espectacular. Su motivación está a tope durante ese tiempo.

¿A cuántas novias has visto volver con tanta intensidad al gimnasio luego de haberse casado?

Muchas veces no valoramos el efecto de la propia adrenalina por alcanzar el objetivo y las endorfinas derivadas del placer del ejercicio y de hacer lo que nos hace bien… y las dejamos pasar con la fecha de vencimiento (o del casamiento).

Es como llegar al objetivo y ya está. Nos “achanchamos” (¿lo has oído?). Si no nos planteamos nuevos objetivos o una meta que nos invite a alcanzarla, quedaremos en nuestra zona de confort aunque no estemos tan cómodas y aunque tengamos un recuerdo espectacular de esa época de lucidez.

En este sentido, en los planes que tienen como Meta aprender a alimentarse mejor, o a ejercitarse por salud, por ejemplo, los objetivos de adelgazamiento pasan a estar en función de dicha meta y no como un fin en sí mismos. Al basarse en información, disciplina, hábitos, sus efectos pasan a ser más duraderos y menos dependientes de la motivación.


VAYAMOS A LOS OBJETIVOS

Dicen los expertos que un OBJETIVO bien planteado debe ser SMART (sigla en inglés): específico, medible, alcanzable, relevante y temporal (como el de la novia que tiene tanto éxito).

Otro tip fundamental sobre objetivos (mientras me lo recuerdo a mí misma para no desmotivarme 😉 ):

Primero planteate objetivos que puedas controlar (que no dependan de otra persona).

Así, cuando vayas a medir tus logros y el avance hacia tu meta, lo harás en función de lo que dependa de vos.

La novia no puede ponerse como objetivo “que mi novio baje 5 kilos antes del casamiento”.

Los vendedores que tienen objetivos de venta planteados, saben que tienen que hacer determinadas acciones ELLOS para poder acercarse a ese resultado. No lo dejan en manos de los clientes mientras esperan pasivos.

Vos no podés ponerte como objetivo “que Fulana me responda”, porque no podés decidir por Fulana. Podrás buscar las mil y una formas de lograr que Fulana te responda, o asumir que no te responderá, y eso sí dependerá de vos.

Tener 10000 seguidores en Instagram podría ser mi meta (muy ambiciosa, lo sé) y para eso tendré que hacer un plan con objetivos concretos que me acerquen a ella.

Seguir el plan SÍ depende de mí. Luego, tendré que evaluar si funcionó o no, qué debo mejorar, cambiar, continuar, etc. Y seguir hacia mi meta, con nuevos objetivos. Paciencia, me dicen. Paciencia…

NO DEJES QUE TU MOTIVACIÓN DECAIGA POR PLANTEARTE MAL TUS OBJETIVOS, POR NO CUMPLIRLOS O POR DEJARLOS EN MANOS AJENAS.


TENGO UNA META Y VARIOS OBJETIVOS PARA EUREKIANAS

Nos dedicaremos a plantearnos objetivos SMART a lo largo de un mes, con una META.

Nuestra META será sentirnos bien con nosotras mismas por haber cumplido nuestros objetivos del mes en base a días especiales.

Los OBJETIVOS serán planteados como excusas entretenidas para que cada una haga algo a su medida, y no tienen que ver entre sí. Me encantaría contarte ahora el detalle, pero parte del juego es la sorpresa y la variedad, sumada a información.

Los Días Especiales que tendremos en cuenta para nuestros objetivos SMART y otros desafíos implican pensar en nosotras, agradecer, hacer cosas nuevas, pensar ideas locas, hacer algo saludable, ser positivas, ver fortalezas en otros, reconocerlas en nosotras, marcar una diferencia, divertirnos, desafiarnos, sumar y compartir.

Experimentaremos en carne propia esto de ir paso a paso hacia nuestra meta, con objetivos que podremos verificar en 24 horas si los cumplimos o no.

A fin de mes, cada una podrá chequear si asumió su compromiso de jugar, divertirse, hacer cosas nuevas y alcanzar su meta de sentirse bien.


Como siempre aquí en Eureka, el primer desafío es para mí: tengo mi plan y debo cumplirlo aunque no tenga tiempo, no tenga ganas, o me desmotive porque no me responden o porque no logro mi meta de crecimiento.

Vos me podés controlar a la vez que me inspirás. Sabés que acá vamos creciendo y animándonos mutuamente. Cuento contigo!!

Aquí te explico más de qué se trata la propuesta de Octubre

Te espero en Instagram!! y el próximo miércoles aquí hablando sobre “locuras”

Lorena

Hemos dedicado tiempo y atención a hablar de las necesidades tan parecidas y tan particulares a la vez que tenemos las personas. Ahora nos dedicaremos a metas… Read more "Sobre Metas y Objetivos"

Época de planes y renovación

Ahora sí, oficialmente en PRIMAVERA: la época en la que la naturaleza nos recuerda que se puede renacer, renovarse y volver a lucir las mejores galas cuando tal vez parecía todo perdido.

Es un momento ideal para aprovechar la energía que se renueva y utilizarla a nuestro favor.

Aún no estamos con el agotamiento que sentimos sobre fin de año, ni tan dispuestos a postergar porque “está todo el año por delante” para hacer cosas…

Tampoco tenemos los bríos para hacer proyectos de año nuevo, porque falta bastante (“eso” lo hacemos en diciembre, hasta enero…). Estamos aquí: en un momento que puede ser bisagra en muchos aspectos.

Es un buen momento para plantearnos objetivos, o reajustar desde otra perspectiva los que ya teníamos.

A esta altura del año (y más aún con la situación inesperada e incierta que estamos atravesando) ya podés apreciar si será viable alcanzar algunas de tus metas, al menos dentro de lo previsto. Y desde este punto, es posible hacer ajustes que te permitan seguir hasta tus objetivos adaptándote, con flexibilidad, y sin abandonar “porque ya es tarde”.


Cuando realmente querés algo, cuando lo soñás, cuando te has jugado en serio por ello porque confiás en tu proyecto o en tu idea, no te rindas fácilmente.

Seguí buscando la vuelta, mantené tu sueño como meta mientras vas avanzando paso a paso, según tus posibilidades.


Tal vez esta primavera no llegues a ver frutos, pero sí podrías ver los brotes, hojas, flores, y el proceso de maduración que te llevará a poder sostener los frutos cuando estés preparada y sea el momento.

Sí, es cierto: nos dan ganas muchas veces de tirar todo y decir “hasta acá llegué”, enfocando nuestra mirada en lo que nos falta, nos salió mal, o lo que no hemos logrado aún.

Pero, si bien no es bueno ser necias y darnos una y otra vez contra la misma piedra, tampoco lo es abandonar ante algo que no salió como esperábamos, de primera.

Se trata de ampliar la mirada, cambiar el enfoque, ajustar tu idea a lo que vas aprendiendo.

Tal vez sea un buen momento para responderte estas preguntas… y otras:

¿No has conseguido tus objetivos?

¿Qué has hecho para lograrlos?

¿Te has mantenido en tu plan o te has ido hacia otro lado?

¿Has tenido la disciplina y la constancia necesarias?

¿Te permitís valorar los logros y los pasos que has dado?

¿Sos muy exigente contigo misma? ¿querés resultados perfectos o mágicos?

¿Te has detenido a revisar tu plan con los aprendizajes que vas logrando?

¿Estás aprendiendo continuamente?

¿Te estás prestando atención a vos y a tus necesidades?

¿Conocés cuáles son tus prioridades?

¿Conocés tus puntos fuertes y débiles? ¿Reconocés lo que sentís y por qué?

¿Estás siguiendo un plan propio o un libreto incorporado?

Lo que buscás ¿es realmente lo que vos querés?

¿Tendrás miedo de que te salga bien y no sepas que hacer con el éxito?

¿Qué tanto te pesa la mirada de los demás y los “malos hábitos” incorporados?

Hoy te invito a que vayas pensando en tus objetivos. Pueden ser grandes o pequeños: desde tener una empresa, un hijo, un trabajo… hasta la dieta, el ejercicio, levantarte temprano, dejar de fumar, y un infinito etcétera.

No importa cuál sea o sean los tuyos. Andá tomándolos de a uno y pensando en esas preguntas.

Detenete a pensar en vos.

Hay otras cosas debajo de “no logro mi objetivo”, que no tiene que ver con el afuera sino con nosotras mismas.

Recordá que nuestra mente puede ser nuestra mejor aliada o nuestra peor enemiga.

Está en nosotras ponerla en su lugar y hacernos cargo de lo que queremos y necesitamos.

Es por eso que así como escribí este post, escribí el ebook: porque es una manera de prestarnos atención y dejar de culpar a los demás o a las circunstancias de lo que nos pasa, una manera de ir comprendiendo muchas situaciones en nuestra vida.

Conocer cómo funcionamos y por qué pensamos, sentimos y hacemos muchas cosas, es un paso fundamental para seguir avanzando en el camino correcto para cada una.

Aprovechemos la primavera, la energía, la renovación, para florecer nosotras mismas.

Mientras, te pido algo:

  • Comentame si alguna de tus respuestas a estas preguntas te ayuda a “darte cuenta” de algo. Me encantará leerte.
  • Compartí con tus amigas, madre, hija, tía, para que más mujeres descubran Eurekaonline. Vos ¿ya lo seguís? Suscribite 😉

Lorena

Aprovechá la renovación y energía de la primavera para florecer vos con tus planes y objetivos. Una buena época para renovarlos o generarlos.

Recibir lo que cada una necesita

Te puede parecer incongruente que diga que las personas somos más parecidas de lo que creemos, a la vez que remarco que todas somos diferentes. Te puede parecer raro hacer un paralelismo entre plantas y personas.

Tal vez no encuentres qué tiene que ver descubrirse con florecer.

Ahora es el momento de poder detenernos a pensar en esto, desde nuestro lugar y nuestras propias necesidades.

Hemos hablado este mes de la época de florecer, así como de descubrirnos a nosotras mismas.

Dedicamos unos minutos en IGTV con la florista Celia Firpo, para hablar de las diferentes necesidades de las plantas según su especie, y entender el por qué (lo tenés al final ;)).

Ella nos cuenta que “las plantas, en primer lugar, son todas diferentes”. Esto implica que los cuidados apropiados para cada una también lo son.

TODAS LAS PLANTAS TIENEN NECESIDADES RELACIONADAS AL ALIMENTO, LA LUZ Y EL AGUA. En esto, son parecidas.

Pero, ¿es lo mismo que decir que “todas tienen las mismas necesidades”?

No es tan así…

Algunas necesitan mucha luz, y otras muy poca porque están acostumbradas a la oscuridad.

Algunas necesitan una tierra rica en minerales para alimentarse, manteniendo sus raíces bajo tierra, y otras necesitan que sus raíces estén al aire y al sol para mantenerse vivas.

Unas necesitan calor, y otras frío. Unas requieren ser regadas a diario y otras tienen reservas de agua.

Si tratáramos a todas las plantas como si tuvieran “las mismas necesidades”, sin más, podríamos favorecer a algunas mientras perjudicaríamos a otras, con nuestra mejor intención.

A su vez, hay que tener en cuenta la importancia de CÓMO SE LE DA aquello que necesita cada una.

“Darle luz”, no implica que dejemos una planta contra la ventana, al sol, en pleno enero caluroso.

“Darle agua” puede ser insuficiente si la tierra no está en condiciones de absorberla.

“Ponerla en una maceta con tierra”… puede matar a una planta que naturalmente vive en el aire.

¿Te suena similar a algo que puede pasar con las personas?

“Llamar a alguien” no es lo mismo como muestra de cariño que como acoso 5 veces por día.

“Cocinar todos los días” no es suficiente si el otro necesita abrazos, besos y un “cómo te fue hoy”.

“Comprarle todo lo que quiere” no siempre es lo que necesita quien se siente solo.

“No tiene por qué trabajar, que se quede en casa” puede ser como poner una planta aérea en una maceta con tierra.

Mientras escuchaba a Celia detallando las necesidades no satisfechas de las plantas, a mí se me representaron varias situaciones interpersonales en las que una de las partes está convencida de estar “haciendo todo” por el otro, mientras la otra parte siente que “no le presta atención” o “no la quiere”.

Podría generarse una discusión sin fin si ambas partes de una relación creen que están en lo correcto:

una hablando de su intención con su conducta,

y la otra hablando desde sus necesidades (que no son satisfechas por más buena que sea la intención de quien cree estar haciendo lo mejor).


TODAS LAS PERSONAS TIENEN NECESIDADES DE AFECTO Y RECONOCIMIENTO. En esto, son parecidas.

Pero, ¿es lo mismo que decir que “todas tienen las mismas necesidades”?

No es tan así…

Algunas personas, según su origen, aprendieron a brindar afecto abiertamente, a demostrar cariño, a expresarlo con palabras, y a pedirlo cuando lo necesitan. Hablan en clave afectuosa. Saben darlo y recibirlo.

Otras personas, según su origen, aprendieron que dar (o pedir) muestras de cariño las haría vulnerables o serían signos de debilidad. Ante una expresión abierta de afecto podrían sentirse inadecuadas y adoptar una postura defensiva o distante para protegerse. Tal vez aprendieron que el afecto se demostraba con regalos, con cosas materiales…

¿Dónde está lo parecido y lo diferente en estos ejemplos?

Tienen parecido que ambas personas (como todas), más allá de su experiencia, necesitan ser queridas, reconocidas de alguna manera, porque es una necesidad humana.

¿Pero recibirán e interpretarán igual las demostraciones de afecto y reconocimiento? ¿tienen las “mismas necesidades” en el momento de sentirse satisfechas?

Una persona cariñosa, que necesita dar y recibir mimos… podría sentir carencia de afecto si recibiera regalos costosos, pero no abrazos, besos, o un “te quiero” desinteresado.

Mientras, la persona que aprendió a recibir regalos materiales como señal de atención y cariño, podría sentir la misma carencia si recibiera besos, abrazos y un “te quiero”… solamente.

La satisfacción de sus necesidades dependerá de su origen, de su experiencia, de sus creencias.

Un regalo costoso no tiene el mismo valor para todas. Un beso, un ramo de flores o un “te quiero” tampoco.

Entonces: cada persona (como cada planta) verá satisfecha sus necesidades según su origen, y las características propias y del entorno.

No basta con “darle lo que necesita”, sino dárselo del modo en que lo necesita, para que sus necesidades se vean realmente satisfechas.

Una acotación, para desarrollar otro día:

Las personas (a diferencia de las plantas) podrían aprender a valorar otras maneras de satisfacer sus necesidades, a partir de nuevas experiencias. Pero siempre hay que tener en cuenta que dependerá de que cada una reconozca si lo quiere y está dispuesta a cambiar.

La importancia de conocerse

Conocer la naturaleza y las necesidades propias de cada persona, permite al otro darle lo que necesita en la forma en que lo necesita.

Conocerse a una misma y sus necesidades particulares, permite también pedir lo que necesita en la forma en que le hace bien.

En una relación, de cualquier tipo, conocerse facilita la comunicación y evitaría conflictos.

Cuánto malestar en las relaciones y cuántas discusiones se evitarían entre los diferentes niveles de la intención de uno y de las necesidades del otro.

Conocerse, descubrirse, facilita en varios sentidos la satisfacción de las necesidades humanas de reconocimiento, de aceptación, de afecto, siendo una misma y no alguien que ni sabe lo que quiere y necesita realmente.

¿Y sabés quién será la primera que podrá atender sus necesidades, de la forma en que le hace bien? VOS MISMA.

Para finalizar, por hoy, quiero que tengas en cuenta esto:

Cuando se trata de otros (sean plantas, hijos, mascotas, padres) es importante que tengas presente qué y cómo necesita que lo cuides. Recordá que no siempre lo que creemos que “le hace bien” es adecuado para todos y en todas las circunstancias.

Y cuando se trata de vos, también.

¿sabés lo que necesitás específicamente?

¿sabés de qué manera necesitás que te demuestren cuidado y atención?

¿te sentís bien con la forma en la que te lo han demostrado siempre? ¿o será la que mantiene tu personaje pero no va con tu esencia?

¿sabés pedir lo que necesitás de una forma adecuada?

¿estás dispuesta a descubrir cuáles son tus verdaderas necesidades?

¿Viste cuando una planta está triste y se marchita?

Es probable que por más que la cuides, no lo estés haciendo de la forma adecuada, o han cambiado sus necesidades.

Igualmente, cuando estamos “en crisis” es porque hay algo que no nos está colmando, algo que necesitamos cambiar.

Pensalo…

¿Estás dispuesta a conocerte? ¿a descubrir quién sos realmente? ¿a escuchar tus necesidades y a pedir lo que te hace bien?

Cuando estés lista, te invito a que accedas al ebook “Descubrite para ser quien sos”.

Y si te das cuenta de que estás en crisis, de que hay alguna necesidad que no está del todo satisfecha, tal vez el ebook de regalo de Eurekaonline “Cómo empezar a descubrirte” te ayude a encontrar una punta de la madeja.

La semana próxima hablaremos de “florecer” en términos de personas, para terminar con el espíritu primaveral y seguir el camino para alcanzar nuestros objetivos y estar mejor con nosotras mismas.

Compartilo con quien creas que pueda aprovecharlo!! a veces sólo necesitamos algo que nos detenga a pensar para hacer algún “clic” en nuestra vida.

Lorena

Te puede parecer incongruente que diga que las personas somos más parecidas de lo que creemos, a la vez que remarco que todas somos diferentes. Te puede… Read more "Recibir lo que cada una necesita"

Sobre planes y primavera

Setiembre es sinónimo de primavera y florecer, de colores, mariposas, brotes, nacimientos, transformación… es el mes que para mí simboliza lo más lindo de los ciclos, la parte de renacer, de recuperar lo que parecía perdido de alguna manera.

Tengo muchas expectativas, ideas y proyectos con este mes. Tantos, que no sé por dónde empezar, y eso no está bueno.

Y aunque mi cabeza está más abrumada que inspirada para escribir hoy… algo que he aprendido en este tiempo, es que el logro de nuestros objetivos no depende de nuestra inspiración, sino que tenemos que estar preparados, tener un plan, planificación (que no es lo mismo) y constancia.

En este momento tengo un plan y una planificación, pero mi “mente globo” como escuché alguna vez, se va llenando de ideas, de cosas nuevas, abre más ventanas, más posibilidades… y se me hace cada vez más difícil sostener la planificación cuando siento que tengo que hacer todo y YA.

Quiero hacer y decir tantas cosas, mientras surgen tantas otras que tengo que hacer aunque no quiera… que a veces siento ganas de decir como Mafalda: “paren el mundo que me quiero bajar!!”

Quiero bajar para poder pensar sin tiempos, organizar, dejar de sumar ideas (sin pinchar el globo ;)). Y ya que estamos soñando: quisiera parar el tiempo para que setiembre no pase tan rápido y me de el tiempo de hacer todo lo que se me ocurre para este mes.

¿Te ha pasado algo así… de sentir que querés hacer tanto que no hacés nada?

¿Qué podemos hacer?

Y aquí viene la parte que le gusta a mi amiga Vi, que me dice que lee el principio y el final de los posts, porque es ansiosa y evade el preámbulo:

  • No pinches tu “mente globo” si la tenés. Aprovechala… pero ponela en su lugar.
  • No te disperses con cada idea que te surja, porque vas a terminar como yo jeje
  • Anotá las ideas en una libreta, en tu teléfono, donde sea pero juntas (sí, porque después no sabés dónde están) y dedicate un rato, un día a la semana, o al mes, a bajarlas más a tierra.
  • Planificá día a día según tu plan. Mantenete al menos una semana adelantada con las cosas hechas. Te aseguro que la tranquilidad de saber que lo que necesitás “ya está”, te permite ser más productiva y actuar mejor ante los imprevistos que surgen día a día.
  • Hacé primero lo que no te gusta, lo que menos te motiva, con la ilusión de que cuando termines eso podrás hacer lo que quieras.
  • La planificación, tener las cosas previamente, anotar en la agenda cuándo vas a hacer cada cosa… te aliviará la mente, te lo aseguro (y ahora me pregunto por qué no lo estoy haciendo ahora…)

Si estás continuamente creando, innovando, sumando ideas a lo que ya tenías o queriendo abarcar demasiado… podrás sentirte abrumada fácilmente, y con la sensación de que no lográs ningún objetivo. Podrías correr tras una zanahoria continuamente, y no concretar.

Por otro lado, si planificás demasiado, a largo plazo y sin un margen de flexibilidad, podrías lograr los objetivos que te planteaste, pero perdiendo algunas oportunidades por el camino (porque no las viste o porque no te permitiste tenerlas en cuenta).

El equilibrio, nuevamente, es la medida justa: plan con flexibilidad, creatividad con ejecución, corazón con razón…

Y así, con ese equilibrio que te brinde una dosis de tranquilidad y seguridad, podrás ir paso a paso hacia tus objetivos.

No te apures, ni te detengas por analizar demasiado.

No te estanques en el plan, ni te vueles en el globo 😉

La mejor manera de llevar adelante un plan hacia tus objetivos es seguirlo con la apertura mental adecuada para cambiar lo que sea necesario.

Y volviendo a las ganas de bajar del mundo…

Ahora, recordando todo lo que me ha dado resultado en los momentos más productivos que he tenido, en los que he sentido que tengo el control de mi vida, me doy cuenta de que seguiré estos mismos consejos (que ya he comprobado que funcionan).

Por lo pronto, acabo de mantener mi constancia y seguir mi plan de publicar un post por semana, los miércoles, en Eurekaonline… aunque no estaba inspirada (si me siguiera llevando por la inspiración, me alejaría de mi objetivo y me sentiría mal después por no haber seguido mi plan). Punto para mí!

En segundo lugar, ya no tengo ganas de bajar del mundo, sino de tomar la agenda y planificar lo que tenía planeado, sin dejarme abrumar por las nuevas ideas. Las anotaré en un lugar seguro así las saco de mi mente y no tendré que pensar luego, además, dónde las puse 😉

Ganaré en tranquilidad, con una buena base. Luego, tomaré cada tema a su tiempo, y tendré presente que si bien es un mes de nuevos comienzos, no es el único en el que pueden “brotar” proyectos.

En realidad, ya están los brotes: ahora cada uno florecerá cuando sea su momento.

Si tenés ideas, proyectos, cambios para hacer en tu vida… no los abandones ni pretendas hacerlos todos a la vez.

Cada florecimiento es un proceso que lleva su tiempo, como cada flor requiere sus cuidados y su estación.

El momento en que vemos las flores abiertas, es el resultado de muchos cambios imperceptibles que se fueron dando, de a poquito, mientras parecía que no pasaba nada…

Por todo eso, una de las cosas que más quiero transmitir en setiembre (y que me pone más ansiosa) es ver nuestra posibilidad de descubrirnos en paralelo con el florecimiento típico de este mes.

El proceso de mirar hacia adentro, de pensar en nosotras, de ir descubriendo creencias, fortalezas y debilidades, nos permitirá florecer como quienes somos realmente… cada una a su tiempo.

En fin…

Sólo me resta decirte luego de esta catarsis primaveral, que cuando estés pronta para empezar tu camino a descubrirte… tenés disponible el ebook de Eurekaonline, que es como su buque insignia: “DESCUBRITE PARA SER QUIEN SOS”.

¿Ya seguís Eurekaonline? ¿te suscribiste? ¿le pasaste el link a otras mujeres que estén dispuestas a estar mejor con ellas mismas cada día?

Dale, te espero en “el Universo Eureka” (que es una de las cosas que casi me hacen explotar mi mente globo en estos días ;))

Lorena

Aprovechemos este mes de primavera, de ver los ciclos en todo su esplendor. Pensemos en respetar los tiempos de cada una y de cada proceso... para ver nuestro propio florecimiento.